viernes, 9 de septiembre de 2011

[Arquitectos por el mundo...Brasil (III)] Oscar Niemeyer

El triunfo de las "curvas sensuales" frente a la sobría recta, se hace patente en el  EDIFICIO COPAN (1951-1957) de Sao Paulo. En una época, los cincuenta, en la que la ciudad se hallaba inmersa en una auténtica fiebre urbanística, debida en gran parte al desmesurado crecimiento demográfico al que se estaba enfrentando, su construcción supuso toda una revolución en el diseño carioca.


Oscar Niemeyer, su arquitecto, lo pensaría como una estrecha planta en forma de S para 5000 habitantes, un total de 110o apartamentos, que lo convertían entonces en el mayor edificio residencial de America Latina.


 Uno de los símbolos del movimiento moderno en brasil, la línea curva de Niemeyer frente a la recta de Le Corbu.


 Sus franjas horizontales a modo de parasoles aislan del intenso calor al mismo tiempo, que caracterizan la fachada del enorme bloque de hormigón. 



Un hito paulista desde el cual como vemos en la imagen superior, se puede contemplar Sao Paulo en toda su extensió,n además, de otro gran referente urbano, el representativo el edificio Italia, que obra de Franz Heep se alza frente a él.



FUNDACIÓN MEMORIAL DE AMERICA LATINA  (1989)

Trés décadas después de aquella construcción en forma de ola.. Niemeyer recibiría el que sería otro importante encargo en su carrera: el proyecto para la fundación memorial de América Latina. 


 La Mano, escultura del propio Niemeyer, representa en la palma el mapa de Latinoamerica  con tinta roja, en referencia a la sangre derramada durante siglos de dominación del continente, que aún hoy sigue luchando por su auténtica identidad.



 Un espacio enorme en forma de plaza, con capacidad para unas 30.000 personas sirve de gran "salón" multiusos y conecta los edificios que conforman el memorial.



El salón de actos Tiradentes sería diseñado también por Niemeyer.


Y ponemos el broche final, a este repaso sobre las principales obras cariocas del maestro,


con el parque de Ibirapuera junto a Lucio Costa.














Tras ellas, llegaría años después lo que hoy muchos aún estamos descubriendo... el Centro Cultural Internacional Niemeyer, al otro lado del charco, en Asturias. [ver post] 

Sin duda, ¡un gran maestro, que se niega a dejar de crear!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada