jueves, 5 de abril de 2012

El bosque más tupído de Italia: VENEZIA.

Hace apenas unos días, hemos tenido la suerte de perdernos por sus calles, cruzar sus puentes, y disfrutar de todo el encanto de sus canales... Hablamos de una ciudad: VENEZIA.



Un lugar, del que, tantas cosas se han dicho ya, que no parece tarea fácil, aportar mucha novedad. Sin embargo, desde aquí queremos intentarlo, o al menos, conseguir expresar todas esas sensaciones, con que, tras su reciente visita nos hemos quedado.
¿Vamos juntos... a Venezia?



Hay muchas ciudades en el mundo, y todas muy distintas entre sí, pero no de todas, uno puede decir, que tengan tanta magia. Es de esos sitios, que a nadie dejan impasible, jamás, y si bien es cierto, que a Venezia, se la puede ver de muy distintas maneras, para nosotros, todas ellas, se resumen en dos

- la primera y preferida: que derrocha arte por todos sus frentes, repleta de música, balcones, puentes y belleza atrapante en cada esquina...




- y la segunda, pero no menos bella, como la "Crónica de una muerte anunciada". La que se pregunta por su enclave y su construcción, y que al menos, desde nuestra mirada de arquitecto, resulta apasionante. 

Como toma de contacto con la ciudad, hablaremos un poco de su situación, su morfologia y algunos datos de interes, como que ver, como llegar...



Perteneciente al Véneto italiano, y capital de éste. Venezia, se sitúa al Noroeste del país de la pasta y los helados, extendida por una laguna pantanosa sobre el Mar Adriático, justo entre las desembocaduras de los ríos Po (Sur) y Piave (Norte).




Los medios de transporte por los que se puede acceder a la ciudad, son el avión hasta el aeropuerto principal de Marco Polo, (o al de Treviso, a una hora de Venezia) o también, el tren hasta la estación de Sta Lucia. El coche.. mejor olvidarlo, ya que nos obligaría a dejarlo aparcado en alguno de los parkings de Sta Croce, por un precio.. ¡nada asequible!
Después, una vez allí, lo mejor es ir a pie para conocer cada rincón y perderse por sus calles, aunque también resulta cómodo visitarla en vaporetto y disfrutar las vistas desde el agua. Por supuesto, no podeís iros, claro está, sin pasear por sus canales, en... ¡GóNDOLA! 


pero si vuestro presupuesto no os permite un largo paseo en una... siempre os quedarán, los gondolieri, que os cruzan un canal de orilla a orilla, por el exclusivo precio de 50 céntimos!!! ¿Os ibais a ir sin disfrutar de su simpatía? 

Embarcadero de donde sale la gondola que cruza el canal

Desde sus origenes, la ciudad está dividida en distritos: los "sestieri". Cada uno de ellos, con un particular sistema de numeración, compuesto por 4 cifras. Los sestieri, son 6:




1- San Marco: el más pequeño y antiguo, que lleva el nombre del patrón de la ciudad. En el se concentran los lugares más famosos del lugar. Allí, en la plaza que lleva su nombre, pudimos visitar: la Basilica y el Campanile. Pero también, el palacio ducal con su conocido puente de los suspiros.


         Plaza y basílica de San Marcos

Campanile:
Reconstruido en 1912, tras su derrumbamiento en 1902 es originario del s. XVII y debido a las fisuras detectadas, se están reforzando sus cimientos con un cinturón de titanio.






Ponte dei suspiri


2- San Polo: distrito creado en torno al puente Rialto, uno de los más antiguos de la ciudad. En él se asienta desde siempre, el mercado central y está repleto de tiendas y lugares interesantes que ver, iglesias y palacios.






3- Dorsoduro: donde se encuentran los edificios universitarios y la isla Giudecca. Es la zona más alta de la ciudad y de tierra más firme que el resto. Allí se encuentran la Academia y la colección Peggy Guggenheim, dos de las más importantes galerias de arte de Venezia. También dignos de mencionar son el Palacio Ca' Rezzonico, la iglesia de Sta Maria della Salute y la plaza de Santa Margherita.


4- Cannaregio: el más poblado y donde vivieron Marco Polo, Tizziano o Tintoretto. En él podemos ver, el antiguo gueto judio con su melancolico ambiente y sus sinagogas.



Sus edificios son los "rascacielos" de Venezia. Debido al poco espacio y a la densidad, crecían mucho en altura.



5- Castello: donde se erigia en tiempos romanos, el castillo que le da nombre. El barrio casi al completo se encuentra ocupado por el Arsenale, un gran astillero. Su basilica de Santi Giovanni e Paolo, es la mas grande de la ciudad.


6- Santa Croce: la zona de la estación y la única zona donde se permite el paso de vehiculos. Tronchetto es una isla artificial situada al Oeste, y cuya finalidad es servir de aparcamiento. En ella, hoy se asienta el polémico (leer+) puente de Calatrava....al que se le está acabando de adosar una esfera, que servirá de "ascensor horizontal" como solución a su falta de accesibilidad para minusválidos. (Nos daría para un post entero, el contaros los poco que nos gusta este puente y todo lo que pesan sus contras, comparados con sus pros, pero quizá otro día, nos animemos)






Ahora y tras este breve recorrido, y las reseñas de interés, sobre donde y que ver. Es decir, tras hablaros de la belleza y la parte preferida por todos de la ciudad, queremos hablaros ahora de su historia, su nacimiento y por qué, cuando hablamos de Venezia, hablamos de una "muerte anunciada"


Situada en el centro de una laguna, una serie de cordones litorales le sirven de barrera frente al mar. Pero a traves de ciertas aberturas, en esta línea de costa, el agua del Adriático penetra en la laguna veneciana. En el centro de esa laguna, se agrupan, 118 islas. Minusculos islotes, todos agrupados, urbanizados y enlazados por 400 puentes y 177 canales donde ni un cm de tierra se desaprovecha.


Estas islas, son en su mayoría... puro barro, y éste como tal, nunca ha sido buen cimiento para construir. Tampoco servía en el caso de Venezia, excavar hasta encontrar bien profundo un sustrato rocoso sobre el que construir solidamente... recordemos que es una laguna y su nivel freático está practicamente a ras de suelo. No en vano, ocurren en temporadas de Acqua Alta, inundaciones. Al excavar, lo único que encontramos es fango y más fango. Asi que Venecia no tiene cimientos, ni se debería poder construir.. pero todos sabemos que se ha construido y mucho, y bien. 


¿Como solucionaron los venecianos este enorme y aparentemente insalvable problema? Con tenacidad. Lo que hace realmente interesante su historia.


Si no se podían sacar pilares del subsuelo, los pilares, fueron traídos desde otros sitios. Pilares, en forma de gruesos troncos de árbol. Miles de troncos, millones. El subsuelo de Venecia alberga infinitud de gruesos pilotes de madera. Principalmente de roble, aunque también se usaron cipreses y coníferas.







Sin embargo, todo este esfuerzo, pende hoy de un hilo, y la ciudad teme ser enguñida por las aguas. El nivel del mar, con el deshielo de los polos y los cambios climáticos, está aumentando y Venezia cada día peligra más. Además, no sólo el agua, es un peligro, también el deficiente mantenimiento de los edificios.  Para evitar el desastre, se está llevando a cabo un interesante proyecto, y una de las más importantes obras de ingeniería mundial: el proyecto Moíses. ¿Lograrán terminarlo a tiempo? La caída de la población, (que ya ha disminuido muchísimo en los últimos años) por el aumento del agua y del nº de turistas, podría privarla de alma y convertir Venezia en un parque temático ¿Conseguirá salvarse está inimitable ciudad? 


Esperamos que el Moises, salve Venezia, o al menos, que los gondolieri, sean los últimos en irse, porque nosotros... tenemos pensado volver y por supuesto, seguiremos con especial interés las obras, porque tanto ellas como la ciudad, son un milagro, simplemente.. fascinante.
 ¿No os parece?


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada